La horrible verdad sobre los libros infantiles

the ugly truth about children booksHoy como cada año se conmemora el Día Internacional de la Mujer (no se festeja y no se felicita), así que no quiero dejar pasar la oportunidad de compartirles La horrible verdad sobre los libros infantiles, un video cuya tesis, para presentar el libro Good Night Stories for Rebel Girls de Elena Favilli y Francesca Cavallo, es la escasa representación femenina en los libros infantiles.

Una madre y su hija deciden eliminar libros infantiles de la estantería de una librería aplicando los siguientes criterios:

  1. Eliminar los libros donde no existiera personaje masculino.
  2. También los libros sin personajes femeninos.
  3. Eliminar los libros donde los personajes femeninos no hablen.
  4. Eliminar los libros sobre princesas.

El resultado es, por decir lo menos, abrumador: un estante casi vacío. Y en este video faltó un filtro cuyo resultado habría sido quizá alarmante “eliminar los libros escritos por hombres”; en mi tesis personal el estante seguramente sí habría quedado vacío.

Cuando me mostraron este video me preguntaban si en realidad era tan extremo y si era cierta la escasa representación femenina en los libros infantiles. Ya en ocasiones anteriores he hablado sobre el tema de la representación femenina en la literatura, lo que las mujeres escriben, cómo son percibidas las escritoras,cómo son valoradas sus obras, quién consume las obras, el papel de la mujer en las historias y si éstas tienen la misma recepción que las obras de los escritores.

Infortunadamente, me atrevo a decir que efectivamente es así de extremo. Aunque lo veo más en la literatura juvenil, especialmente en la literatura comercial y en aquellos libros destinados a ser best seller en los que, como si de una fórmula editorial de éxito se tratara, las princesas dejan paso a las “heroínas” que, no obstante ser heroínas, siempre tienen a su lado un hombre (o dos para completar un triángulo amoroso) que las rescata.

Si bien es cierto que hay varias escritoras en el terreno de la literatura infantil y juvenil con obra impresionante que ya son autoras clave, Astrid Lindgren, Madeleine L’Engle, Diana Wynne Jones, J. K. Rowling (en realidad dudé si incluir a Rowling pues el protagonista de su obra principal no es mujer, pero sí se sale de los clichés de princesas), Gabriela Mistral y un amplio etcétera que, sin embargo, sigue sin ser tan amplio como el listado de escritores hombres.

Como les comentaba, ya he hablado sobre el tema, pero retomo algunas de esas entradas para ejemplificar:

En lo personal no sé si la respuesta sea que las editoriales publiquen más libros escritos por escritoras y donde la mujer sea protagonista, como si se tratara de una especie de cuota de género (que tampoco creo sea la respuesta a la igualdad de derechos). Hacer literatura por encargo tampoco es la solución y se corre el riesgo de, como dice Genevieve Patte en Déjenlos leer: los niños en las bibliotecas, hacer aséptica toda la literatura.

Sin embargo, sí creo necesario reflexionar sobre la representación literaria de las mujeres, la percepción que tienen sus obras y, principalmente, sobre los temas y la forma en que son abordados –¿princesas?, ¿heroínas de sagas envueltas en un triángulo amoroso?–.

4 Respuestas a “La horrible verdad sobre los libros infantiles”
  1. Jesus Martinez 10 marzo, 2017
    • Veronica Juárez 23 marzo, 2017
  2. Susana Sagrillo 13 marzo, 2017

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *