Quizá llevas mucho tiempo barajando la posibilidad de escribir un libro, sí, ese que se convertirá en tu obra maestra y que además te catapultará a la fama en el mundo de las letras; pero resulta que cada vez que te sientas frente al teclado de la computadora –o si eres de los nostálgicos que todavía quedan por algún lugar, frente al papel y pluma– nada sale de esa pantalla y entonces te enfrentas a la agonía más grande de todo escritor o escritora: el papel en blanco –literal y metafóricamente hablando–. Vamos, que las musas no llegan todos los días y, como dice Stephen King en On writing, eso de sentarse a escribir es una cuestión de hábito y constancia, más que de inspiración y musas; aunque eso sí, un poquito de genialidad no le vienen mal a nadie, porque quién se atreverá a negar que el Sr. King fue dotado de una gran imaginación que, aunada con su constancia, lo hacen uno de los autores más prolíficos de estos tiempos, nada más y nada menos que un libro por año desde 1974, además de varios guiones para cine y televisión. Pero volviendo al tema del hábito y la constancia, [&hellip

Leer Más...

«Ésta es nuestra credencial de biblioteca,» me dijo. «Hay muchas cosas que jamás podré comprarle a mis niños, pero gracias a que tenemos esta credencial no hay nada que no puedan tener. Pueden viajar a donde sea, aprender lo que sea, conocer a quien sea y, básicamente, llegar a ser las personas que quieran porque tienen esta credencial y eso nos permite acceder a un mundo de libros y esos libros son los que ayudarán a Gary a encontrar su lugar en este mundo.» Así es, perderte en un libro es algo mágico, pero encontrar tu camino a través de ellos es mejor. Kylene Beers. Lost and found.  En: Open a world of possible : real stories about the joy and power of reading. Scholastic, 2014. &nbsp

Leer Más...

No se ustedes, pero a mi este video –que la Biblioteca Pública de Nashville realizó para promover el uso de sus credenciales y el servicio de préstamo bibliotecario de libros, música y películas– me ha hecho el día y me ha dejado una gran sonrisa, es más se me antoja juntar a “la banda” bibliotecaria y lanzar nuestro propio sencillo, pero así, tan alegrote como éste, ¿quién dice “yo”? Por cierto, “All about the books, no trouble”  es una adaptación de “All about that bass” que Meghan Trainor presentó en The Tonight Show de Jimmy Fallon. No sé por qué, pero me gusta más el de la Biblioteca Pública de Nashville, Visto en: The Library Journal Tumblr

Leer Más...

¿Qué es mejor, un libro escrito por un hombre o uno escrito por una mujer? ¿Es posible –si no es que arriesgado y además de muy sexista– afirmar que la calidad literaria es una cuestión de género? Está bien, reconozco que me estoy metiendo en camisa de 11 varas con esta pregunta y que no tengo ninguna respuesta en específico, tampoco quiero entrar en una lucha de género en la literatura, porque además tampoco creo que la calidad literaria esté basada es ser hombre o mujer. A lo que quiero llegar realmente, y estoy convencida que mi pregunta inicial está mal planteada, es a si existe un prejuicio literario basado en el género, es decir, los lectores (y desde luego las lectoras) piensan que son mejores los libros escritos por hombres que aquellos que salieron de la pluma de una mujer; o bien, de manera inconsciente preferimos libros escritos por hombres. ¿Adquirimos –de forma consciente o inconsciente– más libros escritos por hombres o por mujeres? Lo pregunto (y admito nuevamente que me estoy metiendo en un laberinto del que no se si saldré fácilmente) porque recién terminé de leer The shelf: from LEQ to LES, adventures in extreme reading, un excelente libro escrito por [&hellip

Leer Más...

¿Eres de los que se van al baño con un libro, revista, tablet o celular bajo el brazo?, ¿eres de los que su lugar favorito de lectura no es el transporte público, sino el baño? ¿eres de los que se toma la entrada al baño con calma y tiempo para actualizar sus lecturas? Si respondes positivamente a una o más de las preguntas anteriores, no te sientas avergonzado porque seguramente perteneces a ese selecto grupo de lectores que “hacen del baño” su biblioteca y entonces este post es para ti. Hábitos de lectura en el baño es una interesante infografía a la que llego gracias a Galleycat y que muestra, precisamente, los hábitos de los lectores en este espacio tan íntimo y oloroso, me vinieron a la cabeza todos aquellos defensores del libro impreso que hablan de la nostalgia del olor del libro, ¡ok ya! Veamos: 30 minutos es el tiempo promedio que las personas pasan en el baño diariamente. 63% leen libros, revistas y periódicos en el baño, mientras que 75% de los lectores utilizan sus teléfonos celulares. No se por qué me vino a la mente este otro artículo que menciona que los teléfonos tienen más bacterias y virus que [&hellip

Leer Más...