Me encuentro hoy en Book Baby A look at banned books, una interesante infografía publicada en Printerinks y que presenta un recuento histórico de algunos de los clásicos literarios más famosos de todos los tiempos que en algún momento fueron prohibidos por diversas causas. En esta breve historia de los libros prohibidos podemos encontrar el año de publicación, el país en el que fue prohibido, las causas y los años que cada título pasó “en las sombras.” Curioso encontrar en esta selección infográfica títulos como la Biblia, prohibida en la URSS por 30 años; otro título que llama mi atención por la actualidad es El código da Vinci de Dan Brown, publicado en 2003 y prohibido en Líbano a partir de 2004 por ofender las creencias cristianas. Vamos que, sin importar lo “avanzados” que estemos en pleno siglo XXI, los libros seguirán considerándose armas peligrosas, así que no debe sorprendernos seguir encontrando cada tanto distintos libros en la “lista negra.” Entre los libros prohibidos en las escuelas destaca para mi sorpresa Romeo y Julieta de William Shakespeare, prohibido en Carolina del Sur donde los padres de familia argumentaron que era un libro “muy maduro” y no apto para las edades [&hellip

Leer Más...

Alguna vez, mientras eran unos incáutos estudiantes de bibliotecología, ciencias de la información o fauna similar, se preguntaron qué harían después de terminar los estudios, ¿se imaginaban salvando el día bibliotecario al más puro estilo Guillermo de Baskerville? o quizá se veían leyendo todo el día; que cándidos hemos sido todos en algún momento pero ya en serio, ¿cuáles son las expectativas del mercado laboral bibliotecario? Yo espero que la gran mayoría de los que ahora estudian bibliotecología o carreras afines no se visualicen acomodando libros, claro que alguien tiene que hacerlo y a veces nos toca, pero lo nuestro va mucho más allá. Y para que vean que es cierto, les traigo Industry outlook on library and information science (algo así como Perspectivas de la bibliotecología y las ciencias de la información), una interesante infografía desarrollada por la Universidad de Carolina del Sur, a la que llego gracias a Publishing Perspectives y a que nos muestra precisamente las expectativas de empleo de los profesionales de la información, expectativas que desde hace ya varios años debieron haber cambiado en tiempos donde la información y el entretenimiento están al alcance de todos gracias a internet. Sí hombre (o mujer, o quimera, [&hellip

Leer Más...

La caligrafía en pergamino puede durar mil años pero, ¿cuánto puede durar una impresión en papel?, 200 años quizá, y difícilmente ésta podrá ser bella.* Esto lo dijo hace más de 500 años Jean de Tritenheim, arzobispo de Spanheim en su libro Laude scriptorum (Mainz 1494) a sus monjes para que estos continuaran realizando bellos manuscritos. La imprenta de Gutenberg (aunque en Holanda aseguren que realmente Laurens Coster ya la utilizaba 20 años antes que Gutenberg) tenía unas cuantas décadas de haber visto la luz en Mainz (curiosamente la misma ciudad donde precisamente se escribió el Laude scriptorum) y comenzaba a expandirse rápidamente en toda Europa, el éxito de la imprenta fue tal que apenas conquistado el nuevo mundo, la Nueva España no tardó en contar con sus primeras imprentas que pronto llegarían al resto del continente; sin embargo, como cualquier nueva tecnología, los humanos de aquel entonces, como ya lo hemos visto con Jean de Tritenheim, eran reticentes al cambio y poco o nada imaginaban lo que sería el mundo literario 500 años después: editores, impresores, ferias del libro, desarrollo de la tipografía, cambio de la lectura continua y en voz alta a la lectura en silencio, audiolibros, ediciones [&hellip

Leer Más...

Quizá muchos tienen entre sus propósitos de este año (que todavía está bastante nuevito) iniciar, o si bien nos va, finalizar la tan ansiada opera prima y por fin publicarla y, ya echando a volar un poco más la imaginación, convertirse en los próximos super ventas literarios con una gira extensa de presentación y firma del libro. Sin embargo, una cosa es el propósito y otra muy distinta que la musa inspiradora esté de acuerdo con él, así que si llegados al 7 de enero lo único que han avanzado es en encender la computadora o abrir la libreta de notas (si son de la vieja ola), uno o varios tips que ayuden a soltar la imaginación nunca vendrán mal. En este caso, qué les parece un tesauro del color para escritores. ¿Suena raro? En realidad la idea es muy simple, pero no por ello inútil, síganme: el tesauro del color para escritores consiste en hacer una lista con las palabras relacionadas con un color, tantas como les vengan a la mente (negro = noche, rojo = sangre, amarillo = atardecer, etc.), esta lista les ayudará a poner más detalles en la historia o bien, los ayudará a inspirarse pues [&hellip

Leer Más...

Después de un par de semanas de festejos, cierres de año, comilonas, abrazos y brindis, finalmente hemos dado vuelta a la página y hemos llegado a 2015, creo pues que es un buen momento para pensar en poner metas que quizá nos ayuden a tener un año más enfocado, metas en las que desde luego, la lectura no pueden ni deben excluirse, así que les pregunto, ¿cuáles son sus propósitos de lectura de este año? Ya en algún otro momento he comentado que, en lo personal, no me agrada la idea de los retos literarios que hablan de números de libros, aunque como seguramente habrá a quienes les funcione bastante bien, les comento que en Goodreads ya lanzaron el reto literario de este año y quizá se quieran unir a los más de 500 mil participantes en 2015, con sus más de 26 millones de libros propuestos. En fin, pero si tampoco eres de los que disfrutan mucho de los libros en materia de números, ¿recuerdan que a principios de 2013 les compartí un Bingo Literario con el reto de lectura de ese año?, lo que me gustó en aquel momento del reto fue que precisamente no se habló de [&hellip

Leer Más...