El libro que no puede esperar y desaparece mientras lo lees

El libro que no puede esperar from Twins Music on Vimeo.

Un libro que no puede esperar y desaparece mientras lo lees, ¿les suena raro? Les explico:

Mientras los que trabajan en el área de la restauración y la conservación del libro han luchado durante años por resguardar miles de libros de las garras del tiempo en forma de acidez del papel, de grasa de las manos (aunque ya en otro post explicamos que esto es más un mito que cualquier peligro real), incendios, humedad, hongos, parásitos del papel y demás; hay quienes ven como una buena idea que el libro desaparezca mientras lo vamos leyendo y ven en esta urgencia una oportunidad para impulsar a la gente a leer.

Al menos esto lo cree la editorial argentina Eterna Cadencia, que en los últimos meses ha dado de qué hablar y ha puesto de cabeza a los puristas de la lectura con su iniciativa El libro que no puede esperar, un libro que a partir de los 60 días comienza a degradarse gracias a (o mejor dicho, por culpa de) una tinta especial que dura sólo dos meses una vez que ha sido expuesta a la luz solar y al aire. Nunca como con este libro había aplicado tan a la perfección el dicho “las palabras se las lleva el viento“, se me ocurre que la leamos en algún sótano con poca ventilación si queremos que nos dure más nuestro libro o si no estamos seguros de terminarlo en dos meses.

El libro que no puede esperar es una edición especial de El futuro no es nuestro. Nueva narrativa latinoamericana (2009) una compilación de la nueva narrativa latinoamericana de Diego Trelles Paz y que, como ya les mencioné, forma parte de una iniciativa que busca promover la lectura, donde si no funciona la presión y la urgencia del tiempo, al menos sí la curiosidad por conocer un libro de esta naturaleza y de paso leerlo.

Pensamos que es una manera mágica y poética de contar un problema real. Quisimos hacer un libro que fuera un mensaje en sí mismo. Que nos incentivara a leer a estos autores antes de que sus relatos desaparezcan de verdad, ahí delante de nuestros ojos

Javier Campopiano, Director General Creativo Regional de DraftFCB.

En otros tiempos nos tomaba algunos siglos ver desaparecer el libro, quizá los editados en el siglo XX nos llevaron sólo algunas décadas, pero con El libro que no puede esperar sólo contamos con dos meses para ser testigos de su desaparición.

A mi, la verdad es que no se si la idea me encanta, y es que soy de esas lectoras con la mala costumbre de leer dos o más libros al mismo tiempo y, a veces debo retomar la lectura, si me borran las páginas estaré totalmente perdida. Seguramente a muchos restauradores y conservadores no les gustará tampoco la idea. Aunque, visto con otros ojos, pongamos un promotor de lectura o un lector, no niego que la idea es no sólo interesante, sino también divertida y, no dudo que a muchos les pique lo suficiente la curiosidad como para adquirirlo y comenzar a leerlo con urgencia; por otro lado, como se menciona en el video, los libros nos han estado esperando y es tiempo que hagamos algo con esa espera.

Deja un Comentario