Volviendo a la lectura mal entendida

lectura mal entendidaYa he hablado mucho sobre la lectura mal entendida, ya sea aquí, en Leer en Pantalla o en algunas charlas y talleres que he tenido oportunidad de impartir. Sin embargo, no deja de asombrarme encontrar notas y escuchar aseveraciones sobre los bajos niveles de lectura y que los mexicanos y mexicanas, especialmente los niños y jóvenes, no leen.

Recientemente me topo en redes con este video donde hablan del MOLEC 2018, un estudio del que ya les he hablé hace algunos meses y que presenta datos estadísticos actualizados sobre el comportamiento de los lectores mayores de 18 años. Este estudio si bien no es todo lo que se espera para dar una luz sobre el comportamiento lector en el país, al menos incluye varios tipos de lectura: libros, revistas, periódicos e historietas en formato impreso o digital, además de lectura de páginas de Internet o blogs. 

Sobre la lectura mal entendida

Y entonces en este reportaje realizan un sondeo entre jóvenes para poner a prueba sus hábitos lectores, frase en la que “hábito” de entrada ya hace que me tome con cierta distancia el reportaje.

Encuentro tramposo, amarillista y hasta cierto punto ofensivo este video por varias razones:

  1. No se puede tomar en serio un supuesto sondeo en el que preguntan a unos cuantos jóvenes sobre el último libro que leyeron.
  2. La pregunta más tramposa de todas “¿cuál fue el último libro que leíste?” Y si los entrevistados no leen libros y leen cómics, o leen blogs, entonces quedarán como no lectores.
  3. Después de eso saltan a “¿Qué escritores mexicanos conocen?” y “Menciona alguna novela mexicana“. Lo anterior es entender a la lectura como equivalente a leer novelas impresas y seguir ciertos cánones como leer a autores mexicanos, o a autores clásicos, para ser considerado lector. 
  4. Preguntas cerradas con respuestas únicas que no dejan lugar a la exploración real sobre intereses lectores y sobre las distintas formas de lectura; lo que es peor, frente a las cámaras.
  5. La sorna y el ánimo de señalar a los jóvenes, cosa que lograron muy bien, baste echarle un ojo a los comentarios para darnos cuenta.

Lo que encuentro verdaderamente ofensivo en este reportaje

Comencemos por la descripción del video:

lectura mal entendida

Las cámaras de Meganoticias salieron a preguntar sobre hábitos de #lectura y todos REPROBADOS 😅

Lo anterior es entender a la lectura en un terreno exclusivamente educativo en el que hay que aprobar y acumular puntos. 

Ponerle orejas de burro a la entrevistada que mencionó haber escuchado Cien años de soledad. Está bien, García Márquez no fue un autor mexicano, pero esto es motivo para poner orejas de burro o utilizar otros emoticons para señalar los errores de los entrevistados. Lo anterior sin mencionar que la chica quizá se refería a que escuchó el audiolibro, y entonces el reportero estaría fallando en indagar más sobre el tema y sobre la diversidad de formatos de lectura. 

Aseverar que “Sólo uno demostró tener verdadero gusto por la lectura“. Yo me pregunto, ¿con base en qué concluye eso, qué parámetros considera necesarios para hablar de “verdadero gusto por la lectura”? ¿Sólo quienes leen libros de autores mexicanos pueden ser considerados “verdaderos lectores”?

Ponerlos a leer en voz alta Entre irse y quedarse de Octavio Paz para demostrar su poca fluidez lectora. Vamos, que leer poesía no es fácil, porque no la han hecho fácil en las escuelas, porque no los hemos acercado a la poesía; y si además les pedimos que lo hagan en voz alta frente a las cámaras, ya imaginarán el resultado. Si tuviera oportunidad, de la nada le pediría a este reportero que leyera en voz alta un poema mientras una cámara lo graba, sólo como mera curiosidad a ver qué tan bien parado saldría de la prueba. 

Y este post no intenta tapar el sol con un dedo, pero como lo veo, esta nota busca hacer un examen cerrado para demostrar un prejuicio sobre los jóvenes: que no leen. Burlarse de ellos y seguirnos rasgando las vestiduras.  Y mientras la sociedad, los medios, los docentes, los padres de familia, los adultos, en fin “los que saben”, sigan con estos prejuicios, entonces seguiremos extinguiendo los intereses lectores. Y claro, seguirá existiendo material para señalarlos, que no para reflexionar y actuar sobre la lectura y los lectores o no lectores en México. 

Se acuerdan del post de hace unos días sobre los “Prejuicios sobre la lectura“, pues este reportaje es una oda a dicho post y a la lectura mal entendida. 

2 Respuestas a “Volviendo a la lectura mal entendida”
  1. ZaidMota 31 octubre, 2018

Deja un Comentario