Prejuicios sobre la lectura y el libro

Prejuicios sobre la lectura y el libroAunque ya lo he dejado ver en otras entradas de este blog, hace tiempo tenía ganas de escribir un post sobre los prejuicios sobre la lectura y el libro, y es que se habla tanto y estamos tan empecinados sobre el deber ser que pocas veces nos detenemos a analizar que los lectores están ahí, leyendo, a pesar de nuestros prejuicios; eso, en el mejor de los casos porque en el peor, los lectores están ahí, tratando de encontrar ese libro que se ajuste y se salga de todos los prejuicios sobre la lectura que les hemos vendido. 

Se habla de libros que no son libros, de lecturas que no son lecturas, de formatos que no son libros, de géneros que no son lectura que vamos dejando al lector muy poco margen de disfrute. Pensemos, por ejemplo, en los audiolibros, el libro electrónico, la Literatura Infantil y Juvenil, el cómic, la ciencia ficción y nos comenzaremos a dar cuenta de los prejuicios que se tienen en torno a este vasto mundo del libro y la lectura. 

Así que aprovechando que últimamente he podido documentar algunos de los “deber ser” de los libros y la lectura, se los comparto acá.

Prejuicios sobre la lectura y el libro

Algunos géneros y temáticas son lectura, otros no

prejuicios de la lectura

Por favor, no se detengan en el personaje a quien se hace referencia en esta imagen, sino en la crítica muy sutil hacia los libros de religión y espiritualidad, el “aunque” no es gratuito en el texto, pesa mucho. No sé si estoy leyendo entre líneas más de la cuenta, pero esta crítica pareciera una especie de “sólo determinado tipo de personas puede leer eso” o “sí lees esto, ahora entiendo por qué es así”.

Este formato y esta forma de leer ni es libro, ni es lectura

prejuicios sobre la lectura

Se piensa que libro sólo es el impreso, se piensa que la lectura sólo es de novelas. ¿Qué pasa cuando alguien lee en pantalla o lee un audiolibro? Entonces hay quien asegura que ese ocioso que osa desperdiciar su tiempo a través de las pantallas no está leyendo. O, como se ve en la imagen, se tipifica al lector, porque nos han vendido una idea romántica del lector y del valor didáctico que debe dejarnos todo libro.

Aquí hay prejuicios no sólo respecto al formato, sino respecto al ocio como algo necesariamente malo porque, infortunadamente, vivimos en una época en la que se ve muy bien vivir ocupados todo el tiempo, mientras que los momentos de introspección y de descanso son malos. Ya lo he dicho en otras ocasiones, esos momentos necesitamos recuperarlos.

Volviendo, al tema de los libros y el formato, asegurar que el audiolibro no es libro es tan absurdo como decirle a un ciego que la lectura de libros en braille no es lectura porque no están pasando sus ojos por las letras.

Menospreciar la LIJ y la Ciencia Ficción

Prejuicios sobre la lectura y el libro

Si me dieran un peso, no, mejor un dolar por cada vez que he escuchado “Disfruté mucho el libro a pesar de ser para niños”, ya tendría resuelto el próximo lustro. Pensar que los libros para niños y jóvenes no pueden ser disfrutables o tratar cualquier tema, es no sólo menospreciar a esos libros, sino también a sus destinatarios principales (que no únicos, ni exclusivos), además de creer que estos no merecen historias disfrutables, impactantes, inteligentes, profundas, divertidas, etc. Como bien dicen los de Goodreads “Be proud of what you read”.

prejuicios sobre la lectura

El valor didáctico de la lectura

Prejuicios sobre la lectura y el libro

Especialmente de la LIJ. Un prejuicio muy ligado al menosprecio del que les hablaba en el punto anterior y los grandes culpables de que tengamos en librerías libros insulsos, maniqueos y condescendientes que pretenden “dejar un mensaje” y lo único que logran es enseñar a los destinatarios que los libros son muy aburridos y que más vale pasarlos de largo. 

Me creí el “deber ser” de los libros y la lectura que no me permito disfrutar lo que se sale de ese canon

Prejuicios sobre la lectura y el libro

Quiero cerrar el post con este ejemplo, quizá el más decepcionante de lo bien que muchos han hecho para vender prejuicios sobre la lectura: “este libro me gusta, pero no me puedo permitir ese disfrute porque no es literatura”, “no es buena literatura”. Hace algunas semanas, en el cierre del círculo de lectura de Literatura Infantil y Juvenil que mi querida Abril G. Karera dirigió en la Biblioteca Vasconcelos se mencionaba algo similar, lectoras y lectores que durante mucho tiempo se han privado de los libros para niños en el entendido de que estos no son libros. ¿Cuántos lectores habrá que se estén privando de ciertos géneros, autores y/o formatos sólo porque piensan que eso no es lectura?

Y podría contarles más, pero me quedo con eso, ¿conocen otros prejuicios sobre la lectura? ¿han caído en estos prejuicios o en otros? ¿no se han permitido disfrutar una lectura pensando cualquiera de las cosas que les cuento en este post?

Los leo. 

6 Respuestas a “Prejuicios sobre la lectura y el libro”
  1. Bea 25 septiembre, 2018
    • Veronica Juárez 25 septiembre, 2018
  2. Jorge Prinzo 26 septiembre, 2018
    • Veronica Juárez 26 septiembre, 2018
  3. Sol Levin 27 septiembre, 2018
    • Veronica Juárez 27 septiembre, 2018

Deja un Comentario