Mujeres que leen: México y España

Hace unos días Entre Editores presentó los resultados de su encuesta Mujeres que leen, un estudio por demás interesante que previamente se había realizado en Argentina y que ahora estuvo enfocado en las lectoras de México y España del cual se derivan dos informes a los que vale mucho la pena echarle el ojo. 

De acuerdo con la presentación de los resultados que se realizó a través del canal de youtube de PublishNews, este estudio estuvo basado en tres condiciones:

  1. Una encuesta respondida sólo por mujeres. 
  2. Que sean lectoras, es decir, que ellas mismas se consideren lectoras (recordemos que hay lectores que en ocasiones no se reconocen como tal). Creo que, en este sentido, esta encuesta se separa de otros estudios similares, pues no busca indagar si se lee o no, sino qué, cuánto y cómo leemos quiénes leemos. A los editoriales les permite conocer el potencial ya existente y tomar decisiones; sin embargo, a otros actores que trabajamos el tema de la lectura, nos revela mucho sobre un determinado grupo de lectoras. 
  3. Una encuesta enfocada en las lecturas de tiempo libre (no por estudio o trabajo).

En España respondieron 9,400 mujeres. Sin embargo, resulta particularmente interesante que en México, un país considerado “no lector” que viene arrastrando por años los fatídicos 2.9 libros por año, participaran 22,547 mujeres mayores de 18 años. De acuerdo con la presentación, esto se debió a la fuerte convocatoria que tuvieron mujeres Booktubers, así como organismos como la Unesco y librerías. 

Acá les comparto algunos de los muchos descubrimientos interesantes de estas dos encuestas, que además nos dan para muchas reflexiones:

Lo primero a destacar las mujeres que leen, leen mucho, por ejemplo, en España el 50% lee más de 15 libros al año; mientras que el 38% de las lectoras en México leen entre 7 y 15 libros al año. 

Otro dato interesante es el del formato. Aunque tanto en España (84%), como en México (94%) se prefiere el libro impreso, esto no necesariamente denota que el audiolibro o el libro electrónico no se utilicen, por el contrario, nos habla de una convivencia de formatos y, lo que es más interesante, podría hablarnos de que aún es poca la oferta de otros formatos. También nos puede estar hablando de que los contenidos se consiguen de otra manera y, desde luego, que es necesario dejar de centrarnos en el formato libro, porque es un hecho que la gente pasa muchas horas de su día leyendo, pero eso no implica que se lean exclusivamente libros. Sin embargo, dado que es una encuesta pensada para el uso de editories, es comprensible que sólo se limite a la lectura de libros. 

En cuanto al papel que tiene la biblioteca en la lectura, en España el 57% de las lectoras acude a bibliotecas. En el informe de México, no hay datos al respecto; sin embargo, en la presentación en línea se habló de un 47% de las encuestadas que se consideran usuarias de biblioteca. Lo anterior nos habla de la importancia que tienen estos espacios en el acceso a los contenidos. Pero también a los editores este dato les resultará útil para entender que la biblioteca es un escaparate importante, quizá inigualable para sus contenidos; así que valdría la pena analizar la relación entre editoriales y bibliotecas. 

También es importante saber cómo se enteran de los libros y cómo los adquieren. Aunque va cambiando conforme a la edad, las redes sociales, la librería y siguiendo al autor son las principales formas de conocer un libro. Es curioso, sin embargo, que tanto en España, como en México no aparece la figura del Booktuber como informador de novedades y es todavía más curioso porque en México se logró una gran participación en la encuesta gracias a la difusión de Booktubers. 

En cuanto a los puntos de venta tanto en España como en México, el principal punto de venta es la librería. Sin embargo, en México debemos prestar atención a puntos de venta que no son tradicionales, como es el caso de Sanborns, Liverpool o incluso, restaurantes. Esto irremediablemente me lleva a este otro artículo del New York Times donde se menciona lo importante que ha resultado durante la pandemia ubicar a los libros más a la mano (a un lado de los anaqueles de papel de baño).

Conclusiones

No olvidemos tampoco que esta es una encuesta que además de enfocarse en lectoras “consagradas”, se centra en el libro físico. Por ello no es visible, por ejemplo, el papel que están teniendo las plataformas de lectura por streaming para acceder a los contenidos o, incluso, formas de lectura distintas al libro. 

A pesar de eso, y como ya lo mencioné, son resultados muy interesantes. Cómo ya lo señalé en algún momento, estudios que indaguen de distintas maneras  sobre la lectura siempre van a ser necesarios. En el caso de esta encuesta, como ya lo decía Trini Vergara, es un estudio pensado para los editores; sin embargo, puede ser muy revelador para otros sectores del mundo del libro. En este caso, pienso en todo lo que esta encuesta nos ayuda a reflexionar a las y los bibliotecarios; por ejemplo, ¿estas súper lectoras se traducen en usuarias de las bibliotecas?

Resultados México

Resultados España

Deja un comentario