El e-book y la llegada del iPad

iPad con iBooks

El día de ayer, después de semanas de intensos rumores, por fin Steve Jobs lanzó la tan esperada tableta iPad (nada de iSlate o iTablet como tanto se comentó).

La revolucionaria tableta trae todas las bondades conocidas en el iPod/iPhone, además de venir aderezada con iWorks. Tiene una pantalla táctil de 9.7 pulgadas, 1.7 cm de grueso y un peso menor a los 700gr. La pila dura hasta 10 horas, tiene conexión a internet vía WiFi y 3G y una capacidad de 16, 32 y 64 GB. El precio inicial va desde los USD$499, para el modelo de 16GB y conexión vía WiFi; hasta USD$829, para el modelo de 64GB y conexión vía WiFi y 3G. Sin duda un dispositivo de calidad, que hace muchas cosas y las hace bien, como todo a lo que nos tiene acostumbrados la manzana.

En el tema del e-book, que es el que nos interesa, viene con iBooks, la aplicación para lectura de libros electrónicos que se podrán descargar directamente de la iBookstore, en donde, se dice, habrá desde los grandes clásicos hasta bestsellers y para ello Apple ha firmado acuerdos con cinco grandes editoriales: Penguin, Harper Collins, Macmillan, Hachette Book Group, y Simon & Schuster.

Una gran noticia es que acepta además el formato ePub, lo cual abre la posibilidad de aceptar otros contenidos, cosa que le viene bastante bien al no ser un dispositivo “cerrado” en materia de lectura como lo es el Kindle.

Sin embargo, al no estar equipado con tecnología eInk, me queda claro que el iPad está pensado como un dispositivo multipropósito y no como un dispositivo de lectura exclusivo. Así que, quizá todos aquellos que deseaban el e-book de Apple quedaron un poco desencantados.

Seguramente ya habrán leído muchos juicios de valor en otros blogs, tanto positivos como negativos respecto a este nuevo dispositivo. Yo, por mi parte, sólo quiero comentar que aunque se ha cantado mucho el fin del e-book con el surgimiento de la iPad, francamente dudo que sea el caso. No encuentro la necesidad y mucho menos el sentido de poner a competir dos dispositivos cuyas finalidades y usuarios son claramente distintos:

  1. Para aquellas personas que necesiten hacer muchas cosas y la lectura se encuentre entre estas actividades (aunque no sea prioritaria), no cabe duda que el iPad es una gran opción.
  2. Para aquellos usuarios que tienen a la lectura como primera opción, que quieren tomar notas de sus lecturas y cualquier otra actividad derivada de la misma, entonces seguramente su decisión final seguirá siendo un e-reader.

Recordemos que, si bien existen cerca de 75 millones de usuarios de iPods/iPhone que han gozado de excelentes aplicaciones de lectura como alternativa al e-book (tal es el caso de Stanza e incluso aplicaciones como “Kindle para iPod” y B&N eReader de Barnes&Noble), esto no ha mermado el desarrollo del e-reader que avanzó a pasos agigantados durante 2009 y todo parece indicar que 2010 será la consolidación. Así que no veo razón por la cual, ambos dispositivos no puedan coexistir.

One Response to “El e-book y la llegada del iPad”
  1. layzy 9 septiembre, 2011

Deja un comentario