El Oficial Correa y Gloria. Invitada: Rosa María Quesada

Rosa María Quesada es pedagoga, actual aspirante al Doctorado en Pedagogía por parte de la UNAM; fue asesora pedagógica para la Editorial SM, Coordinadora IBO en el Colegio Williams, autora de libros de texto en Santillana e ILCE. 

Rosa María es una grata coincidencia de la Literatura Infantil y Juvenil. Gracias al Comité Lector de IBBY México hemos podido cruzarnos en el camino y tener en común el interés y reflexión sobre los libros que se escriben para niñas y niños.  

Les cuento todo esto porque, deben conocerla, y qué mejor manera de hacerlo que a través de sus sesudas e interesantes reseñas que, de tiempo en tiempo, generosamente nos regalará en el blog. Querida Rosa María, me encanta que ya estés de vuelta en México, y me encanta que seas parte de este blog. ¡Bienvenida y mil gracias por colaborar! 


el oficial correa y gloria

El oficial Correa y Gloria

TÍTULO ORIGINAL: Officer Buckle and Gloria
AUTORA: Peggy Rathmann
TRADUCTORA: Teresa Mlawer
PIE DE IMPRENTA: Venezuela : Ekare, 2012.
ISBN: 978-84-939912-3-4

Escrito en 1995, este libro ganó la Medalla Caldecott en 1996, y en 2007 fue mencionado en la lista de los mejores 100 libros para maestros por la National Education Association de E.U.  Además, el School Library Journal lo incluyó en la lista de los 100 mejores libros ilustrados en 2012 y este año fue elegido para ser parte del nuevo Programa de Lectura de la SEP. 

¿Qué hace a este libro tan especial?

La historia es en realidad muy sencilla: 

El oficial de la policía Correa da unas aburridísimas charlas en los colegios de Napville sobre cuestiones de seguridad y escribe unos lemas en pequeños carteles que va colocando por todas partes. Las cosas cambian cuando le asignan a una perra llamada Gloria para que vaya con él: la perra se pone detrás de Correa y, cuando él explica algo, lo escenifica, con lo que consigue que los chicos atiendan y disfruten como nunca. Pero Correa no sabe cuál es la razón de su éxito, pues él no ve lo que hace la perra.  Cuando, al verse videograbados, se da cuenta de que los niños responden a los trucos que Gloria realiza a sus espaldas, él se deprime y pues se siente traicionado.  Sin embargo, cuando Gloria va sola a las conferencias, su presencia tampoco le dice nada a los niños.  El oficial Correa se da cuenta que la magia sólo se da cuando trabajan en equipo.

Aunque la trama es interesante, no es suficiente para ser un libro sobresaliente.  Lo que lo distingue es, en primer lugar la extraordinaria relación entre texto e ilustraciones, que lo convierte en un excelente libro álbum, y en segundo, los niveles de ironía que maneja. 

El Oficial Correa y Gloria como libro álbum

La autora comenta en una entrevista que ella hizo este libro como respuesta a una tarea académica. El reto era escribir una historia que no se entendiera sin observar las ilustraciones. Es decir, tenía que crear un libro álbum.  Dice que al crear a sus personajes, pensó en ellos como los dos elementos de este género: por una parte, el Capitán Correa, sería el texto y Gloria la ilustración.  Y así es como se lleva a cabo la trama, por un lado el Capitán les lee sus notas sobre seguridad a los niños, y por el otro Gloria las actúa.  En este sentido, el libro resulta inclusive didáctico para los estudiosos del libro álbum, pues estos personajes y el final de la historia son una excelente alegoría de que sólo en colaboración es que funciona este tipo de textos. 

Es por demás decir que las ilustraciones en sí mismas son de una alta calidad artística, lo que hace que los niños realmente disfruten de Gloria y sus acrobacias. 

He aquí algunos ejemplos del cuidadísimo trabajo que realizó Rathmann en acuarelas de colores brillantes y llamativos al llenar sus ilustraciones con detalles informativos:

  1. Las guardas están llenas de post-its con reglas de seguridad, que, al igual que la historia, están escritas con letra e ilustradas por Gloria en acción.  Son realmente chistosas, pues, por ejemplo, la que dice “nunca juegues con cerillos” muestra a Gloria con la cola incendiada, y la que dice “nunca aceptes aventones de extraños” muestra a Gloria capturada por una camioneta de la perrera municipal.  Los niños pueden disfrutar estas imágenes por horas e inventar las suyas propias.
  2. El libro constantemente presenta claves para predecir lo que va a pasar. Desde la primera página, antes de que empiece la narración, se presenta una silla “de rueditas”, y es precisamente porque posteriormente  se suben en una de ellas que sucede un grave accidente. El otro elemento es un pudín de plátano que se cae al suelo, en donde se resbala la silla, y éste también está presente muy subrepticiamente en la primera ilustración.
  3. Las ilustraciones contradicen al texto, pues mientras el Oficial Correa se la pasa impartiendo conferencias sobre seguridad, las ilustraciones muestran cómo en la escuela suceden todo tipo de accidentes todo el tiempo. 
  4. Las ilustraciones muestran el entusiasmo de los niños por la conferencias, ya que muestra a cada vez más de ellos portando una playera con el escudo de “La seguridad ante todo” que es una cáscara de plátano con el signo de prohibido. En la última página son casi todos los que la llevan puesta.
  5. Las cartas de los niños son textos dentro del texto que nos dan más claves, pues lo que escriben los niños corroboran, amplían y algunas veces contradicen al discurso del Oficial. Gracias a  ellas, cada una también ilustrada, nos enteramos de que la niña Claire se ha salvado del accidente gracias a que siguió las reglas de seguridad impartidas por los dos personajes. 
  6. Otra serie de información se nos transmite únicamente a través de los dibujos, como el hecho de que Gloria, convertida en toda una Rockstar, ofrece autógrafos a los niños a espaldas del policía, o que el Oficial Correa ama tanto su trabajo que su pared está llena de diplomas de cursos de capacitación que ha tomado e  incluso su pijama está llena de señales de tránsito y seguridad.  

El Oficial Correa y Gloria como libro subversivo.

Otro de los aciertos del libro es que es subversivo sin ser violento, ni grosero, ni contestatario. Se va por lo bajito, contradiciendo al “establishment”, pero al mismo tiempo con un alto grado de ternura. Apunta algunas contradicciones de las normas establecidas, pero termina incluso dando un mensaje sobre uno de los valores que todos buscamos: “Quédate con tus amigos”, en otras palabras, sé leal.

Veamos cómo es que Rathmann logra poner el dedo en la llaga sin herir susceptibilidades:

  1. El personaje principal es un total antihéroe.  Rathmann crea un personaje que representa a la Policía, que, dicho sea de paso, es una de las instituciones más respetadas en E.U., pero que aquí no juega el papel de héroe o de salvador del pueblo-ni qué decir de la Humanidad. Para nada, El Oficial Correa ni siquiera persigue criminales, se dedica a dar pláticas en escuelas primarias y secundarias.  Nada de lo que un policía pueda presumir. Es un personaje gris que vive la vida en el completo anonimato. Es un discurso netamente antiautoritario. Por otra parte, parecería que un policía viejo, soltero, sin hijos,  y amante de la ley  distaría mucho de ser un personaje central de una historia, y mucho menos cuando está dirigida a niños entre 6 y 8 años.  Sin embargo lo logra porque en la misma historia él se acerca a su público infantil y le importa, tiene comunicación con ellos, los atiende y los quiere.  La trama refuerza esta ironía, pues el éxito de las conferencias consiste en un chiste que es cliché de los payasos: que uno haga travesuras a espaldas del otro sin que nunca lo cachen.  Irónico que un policía logre su fama a través de este truco tan gastado e infantil. Es así que la historia se coloca dentro de la subversión: “Las estrategias de subversión son formas del discurso literario que hacen tambalear los presupuestos establecidos, los constructos sociales y culturales configurados como metarrelatos tradicionales sobre temas como lo femenino, lo masculino o la infancia” (Guerrero, 2012:102), la autoridad representada por el Oficial Correa, en este caso.     
  2. Gloria (el mismo nombre es irónico), una perra, se lleva las palmas tanto de la narración como de los lectores. Que el perro  se robe los reflectores del personaje principal es una situación realmente ridícula que aquí se presenta totalmente verosímil.  
  3. Es justo la directora la que no sigue las reglas de seguridad y a partir de eso es que sucede el gran accidente escolar.

El Oficial Correa y Gloria puede considerarse  un libro posmoderno porque se desliga de todo lo didáctico y moralino, y  porque pone a trabajar al lector intensamente, pues requiere de un lector inteligente y observador que puede encontrar detalles escondidos desde la portada hasta la contraportada. 

Finalmente, es un libro cuyo mensaje más importante está implícito. A simple vista se podría decir que el tema son las reglas de seguridad, pero el objetivo de la narración va más allá:  es tan simple, pero a la vez tan importante como que no hay nada más valioso que la amistad para mantenernos sanos  y  a salvo. Así es como logra al mismo tiempo agradar tanto a lectores conservadores como vanguardistas y ser acreedora a tantos premios y reconocimientos. 

Referencias:

Leave a Reply