Módulo de lectura MOLEC 2019, ¿población lectora en descenso?

Molec 2019Recientemente el INEGI publicó el Módulo de Lectura Molec 2019, un estudio sobre lectura que se levanta desde 2015 durante febrero y agosto, y desde 2017 durante el mes de febrero. El Molec tiene como principal objetivo “generar información estadística sobre el comportamiento lector de la población mexicana de 18 años y más” que nos permita tener información sobre los índices y prácticas lectoras de la población en México. 

Módulo de lectura MOLEC 2019

De acuerdo con este reciente Molec 2019 la población lectora en México registró un 74.8% de los encuestados, lo que significó un descenso de casi 10 puntos porcentuales en relación con el 2015 que fue de 84.2%.

Los encuestados respondieron que la falta de tiempo es la principal razón por la que no leen; sin embargo, una de las claves la encontramos en la escolarización. De acuerdo con el Molec 2019 a mayor nivel de estudios, mayor es el porcentaje de lectores, 64.8% de los que tienen “al menos un grado de educación superior” declararon leer al menos un libro en los últimos doce meses previo a la realización de la encuesta. De igual forma, la cantidad de tiempo que se destina a la lectura está relacionado con el nivel de estudios, mientras que las personas sin educación básica terminada registraron un promedio de lectura de 28 minutos, los que tienen al menos un grado de educación superior registraron un promedio de 47 minutos de lectura.

Otra clave está en el hogar, aquellos donde existen libros, los padres son lectores y/o les leían a sus hijos serán los que registren un mayor índice de lectura: 59.1% de la poblacióndeclaró haber tenido libros diferentes a los de texto en casa; 51.3 veía a sus padres leer; al 33.5% les leían sus padres o tutores y el 27.1% de la población declaró que hubo fomento para la asistencia a bibliotecas o librerías.

Resulta curioso, por otro lado, que predomine el uso de materiales impresos sobre los electrónicos, y digo que es curioso porque precisamente la lectura en formato digital es la que ha ido creciendo de forma constante, en 2015 era del 5.1% mientras que para 2019 alcanza el 12%. De esta manera, el que en los resultados predominen los materiales impresos no necesariamente nos habla de una preferencia, sino quizá de una oferta deficiente en otros formatos y de la falta de conocimiento de los mismos por parte de los lectores. 

Algunas lagunas e información a revisar con lupa

Y aunque el MOLEC está sustentado en la Metodología Común para Explorar y Medir el Comportamiento Lector desarrollada por el CERLALC, me inquieta que algunas de las preguntas de la encuesta (al menos la que está disponible de 2015) sean tan cerradas y no permitan explorar más el comportamiento lector, además de que no se están considerando realmente todos los formatos de lectura, algo que además sucede con mucha frecuencia en estudios similares realizados en México.

Por ejemplo, en las preguntas 5, 7, 12 y 25 ¿Cuál fue el motivo principal por el que usted leyó el libro? (las revistas, para la pregunta 9; los periódicos, para la pregunta 12; y páginas de internet/foros/blog, para la pregunta 25) sólo se puede marcar un sólo código para 5 opciones y una abierta. Es decir, que si un estudiante de prepa o de licenciatura marca que lee por estudio, ya no podrá marcar que lee por gusto o entretenimiento, en caso de que también lo haga y ambos tengan el mismo nivel de relevancia. 

Mismo caso para la pregunta 7. ¿El libro (La mayoría de los libros) fue(ron)…, que permite marcar sólo una de las opciones 1) descargados, 2) regalados o prestados, y 3) comprados. Los lectores no acceden a los libros de una sola forma. En este punto, también es interesante que más de la mitad de  la adquisición de los distintos materiales de lectura se haga de forma gratuita y que la biblioteca figure sólo con el 11% de asistencia para préstamo de materiales de lectura. Esta información resulta de vital importancia al momento de tomar decisiones para implementar programas lectores y de desarrollo bibliotecario. 

De igual forma, no basta con saber si los libros se compraron y cuánto se gastó, es imprescindible conocer si se adquirieron en tiendas físicas o virtuales. Lo anterior ayudaría a las editoriales conocer la importancia de ofrecer distintos formatos de lectura, sino también de conocer dónde tener sus principales puntos de venta. 

Es curioso también que en este Molec 2019 o cualquiera de los anteriores no se considere al audiolibro como material de lectura (algo que también les mencionaba en el Molec 2018), un formato que no sólo desde hace varios años registra un despunte a nivel mundial y más recientemente en español, sino que, de acuerdo con varios estudios, es el principal responsable de que la gente esté leyendo más. 

Conclusión

No se puede negar que una de las principales características del Módulo de Lectura MOLEC 2019 es que se trata de un estudio anual que nos ofrece pautas constantes sobre el comportamiento lector que dan para saber por donde atacar carencias lectoras, sin embargo sigue estando limitado en inclusión de formatos de lectura y en especificidad de puntos de acceso a la lectura; por lo tanto debemos revisarlo con lupa y ser muy analíticos con los resultados.

Ver también: Comunicado de Prensa INEGI.

3 Respuestas a “Módulo de lectura MOLEC 2019, ¿población lectora en descenso?”
  1. Lourdes Feria 25 abril, 2019
    • Veronica Juárez 26 abril, 2019
  2. SERGIO PALOMINO MONTES 6 junio, 2019

Deja un Comentario