La autoedición y el futuro del e-book

Hace algunos días saltó a la conversación que es muy probable que, una vez que el libro electrónico ha entrado de lleno en el mercado (2009-2011) y después del desconcierto inicial (previo a 2009) por parte de editoriales, libreros y escritores, desconcierto que vale aclarar aún existe en varias partes del sector del libro (bibliotecarios incluidos); 2012 será sin duda el año de la autoedición; por mencionar un ejemplo, las últimas estadísticas de Bowkers señalan que en 2012 la edición impresa creció 5%, mientras que el mercado del e-book creció 169%, del cual, cerca de 2 millones de libros son autoediciones.

Mucho se menciona que son dos los principales beneficiados con el boom que está viviendo el libro electrónico, especialmente en lo que al tema de la autoedición se refiere: 1) el autor, que ahora ahora puede ser su propio editor y ganar más por cada libro que vende, y 2) el lector, que puede leer en múltiples plataformas (e-reader, tableta, smartphones, PCs, etc.) y, en algunas ocasiones, a precios considerablemente más bajos que el libro impreso.

Como es de esperar, este es un tema que muchos editores no están recibiendo de buena gana al ver amenazadas sus ganancias, mientras que los escritores huérfanos de editorial ven una oportunidad no sólo para lograr publicar, sino también hacerse de algunos lectores. Basta con leer en The Guardian el artículo sobre Amanda Hocking, la escritora que ha ganado millones de dólares con la venta de sus libros en Amazon, lo que le ha permitido entrar en el Kindle Best Seller y también en el “Kindle Million Club”, es decir, la lista de escritores que venden millones de libros en Amazon; mismos libros que fueron rechazados durante 9 años por editores tradicionales. El caso de Amanda Hocking es, sin duda, uno de los más interesantes y representativos en materia de autoedición pues, después de batallar durante casi una década con las editoriales y cuando estaba a punto de “tirar la toalla”, decidió publicar su libro con o sin editorial y para ello Amazon le fue de gran ayuda, eso y la autopromoción en su blog, Twitter y Facebook; desde luego, esta ha sido una tarea extenuante a tal grado que actualmente Hocking se enfrenta ante la paradoja de acudir a un equipo de editores para que sean ellos quienes promocionen su trabajo.

El artículo citado nos lleva a dos reflexiones interesantes:

  1. La autoedición permite ganar más al escritor.
  2. Se necesita un gran trabajo de autopromoción.

En cuanto al primer punto, no hay mucho para discutir; tomando el ejemplo de Amazon donde, como se menciona en el artículo, da al autor el 30% de las ganancias por la venta de un libro con un precio de 0.99 centavos y el 70% por la venta de libros con un costo de US$2.99, frente al 10% o 15% que ofrece una editorial. El truco, tarea nada sencilla y sí muy agotadora, es vender miles de libros, cientos o millones si se prefiere o se puede; lo cual nos lleva al segundo punto: la autopromoción. Obviando que ya se ha escrito un libro lo suficientemente bueno e interesante como para ponerlo a la venta; la autopromoción resulta una tarea casi tan titánica como escribir el libro, es un trabajo de todos los días, donde es necesario generar, a través de los distintos medios, lectores potenciales: llámense seguidores en Twitter, amigos en facebook o contactos en otras redes; al menos hasta que nos hayamos dado a conocer y los contenidos vertidos en las distintas redes surtan su efecto y generemos confianza e interés para que nuestros seguidores se animen a comprar nuestro libro.

Volviendo al tema de la autoedición, es importante señalar que las ventajas no han pasado desapercibidas a los grandes de la venta de libros electrónicos (que no necesariamente editoriales), como es el caso de Amazon y su Kindle Direct Publishing; Barnes & Noble y su Pubit y más recientemente Apple que, según rumores, pronto lanzará un programa de autoedición para iBooks (su aplicación de lectura).

Como podrán darse cuenta, 2012 se antoja un año bastante interesante en materia de e-books en general, y de autoedición en particular; así que tendremos que estar muy atentos a cómo se desarrolla este tema durante los meses venideros. En entradas posteriores, les hablaré de algunas herramientas útiles para la autoedición.

One Response a “La autoedición y el futuro del e-book”
  1. Luisa 14 enero, 2012

Deja un Comentario