De la extensión de los libros y otras divagaciones sobre la lectura

Ayer en el fanpage de Goodreads preguntaban cuál es el libro más extenso que hemos leído. Las respuestas son por demás interesantes y hubo incluso quien mencionó que lleva leyendo Facebook por más de 10 años, y es que en esto de la extensión de los libros también puede haber mucha subjetividad.

Me llevé a mi muro de Facebook esta pregunta sobre la extensión de los libros, pero este simple estatus ha dado para algunas otras divagaciones sobre la lectura que quiero compartir por acá.

La primera es si las sagas pueden/deben entrar en la categoría de libros extensos, Harry Potter con sus 7 entregas (sin contar El legado maldito, adaptación de la obra de teatro) suman más de 3600 páginas en las ediciones de Salamandra. Por cierto que una saga de 7 entregas destinada a niños y adolescentes que son señalados por no leer, dice mucho del libro. Yo soy de la opinión que sí, de hecho una saga exige al lector retomar una la historia durante años.

Si somos de la opinión que las sagas no cuentan, nos encontramos entonces con los libros que son extensos de una sola vez. En esta categoría podemos citar, como ya lo mencionaba en Facebook, a 1Q84 de Murakami con más de 1600 páginas (páginas más, páginas menos dependiendo de la edición) o Los Miserables de Víctor Hugo (más de 1400 páginas), que es el que más leído entre los contactos que me respondieron.

Sin embargo, estos ejemplos se quedan como meros suspiros si los comparamos con la extensión de los libros, algunos, de la lista de novelas más largas que aparece en Wikipedia (aunque algunas ni sean tan largas), como por ejemplo las 8,000 páginas publicadas en 27 volúmenes de Men of godwill de Jules Romains o las más de 13,000 páginas que componen Artamène ou le Grand Cyrus de Madeleine de Scudéry.

¿Y qué pasa cuándo la extensión no es meramente física, sino psicológica? Me refiero a aquellos libros que pueden parecernos interminables sin importar que tengan muchas o pocas páginas. Creo que estos son los libros realmente problemáticos y ahí es donde nos damos cuenta que importa mucho cómo nos cuenten las cosas pues es de esta forma que podemos enfrentarnos a Los Miserables sin que nos amedrente su extensión, mientras que El museo de la inocencia de Pamuk con tan sólo 656 páginas parece como de 5000 o más (500o imaginarias páginas que no logré terminar).

Algunas otras divagaciones sobre la extensión de los libros

Lo anterior me lleva precisamente a la última divagación, o mejor dicho, a la última serie de divagaciones sobre la extensión de la lectura: ¿cómo nos enfrentamos a una lectura extensa? ¿nos desanima, nos amedrenta, nos reta, nos emociona? ¿no prestamos atención en el grosor del libro? ¿importa realmente fijarnos en este aspecto o es inevitable? ¿cuántas páginas tiene un libro al que consideramos extenso?

¿Qué nos lleva a escoger un libro extenso? ¿el autor, el tema, el libre albedrío? En mi caso, antes cuando llegaba a fijarme en la extensión, importaba más el autor al que ya conocía o las críticas que había recibido la obra. Pero creo que últimamente me fijo menos en el número de páginas pues cada vez leo más en electrónico y aunque estas ediciones te pueden dar un número aproximado de páginas, realmente no te das cuenta de si el libro es gordo o flaco. Ahora que lo pienso este podría ser un un argumento a favor de la lectura en pantalla: enfrentarte a la obra sin los prejuicios que nos trae su apariencia física.

Por cierto, el tema de la extensión de los libros en formato electrónico lo encuentro un tanto tortuoso cuando pienso en las ediciones Kindle en las que, como ya lo mencioné dan un número aproximado de páginas, el factor psicológico realmente entra en juego cuando indican la extensión de un libro en el tiempo que tomará leerlo.

extension de los libros

Creo que en este último punto a mi más que desanimarme me pone un poco ansiosa por aquello de “tan poco tiempo para leer tantas cosas que queremos”.

No sé, ya les contaba que esta simple pregunta me lleva a muchas divagaciones sobre la extensión de los libros. Pero mejor cuéntenme sólo tres cosas:

  • ¿Cuál es el libro más extenso que han leído?
  • ¿Cuál es el libro que más interminable les ha parecido?
  • ¿Cómo se enfrentan a un libro extenso?

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *