Dice el dicho “eres lo que comes”, pero en realidad esta sabía frase, guardando las debidas proporciones, se podría transportar a casi cualquier parte de nuestra vida “eres lo que (¿cómo?) duermes”, “eres lo que vives”, “eres lo que vistes” y sí, el que más me gusta “eres lo que lees.” Para muestra basta un botón, o mejor dicho, una infografía. Se trata de You are what you read publicada en Bid4Papers.com por Mike Hanski, y donde presenta las listas de lecturas de 21 famosos (políticos, escritores, actores y cantantes), incluidos personajes de televisión (vamos que ellos también leían, o al menos la producción así nos lo daba a entender). No todos me encantan, así que les voy a hablar de mis favoritos, sí, escritores, uno que otro cantante y personajes de TV  :D. Veamos si sus lecturas se corresponden con quiénes son: El prolífico Stephen King tiene en su librero entre muchos otros a Mark Twain, a George Orwell con 1984, El señor de las moscas y sí, también está Harry Potter. George R. R Martin no podía faltar en esta lista y tampoco podía faltar en su lista J.R.R. Tolkien con Lord of the rings y mucho menos Howard Phillips Lovecraft, eso en cuanto a clásicos de fantasía y [&hellip

Leer Más...

Como cada 23 de abril nos damos cita para celebrar el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, que a su vez coincide con otras fechas importantes como es el Día Mundial del Idioma Español y el Día del Bibliotecólogo en Colombia –¡Felicidades colegas de aquel lado del continente!–,  y con un día de diferencia también se celebra el Día de la Tierra (22 de diciembre); así que, como verán hay razones de sobra para festejar en grande. Como ya es costumbre, en el blog la celebración viene de la mano de recomendaciones de lectura, en esta ocasión de sólo un libro que, definitivamente merece más de una lectura y que deja con una impresionante cantidad de anotaciones, subrayados y marcadores: Shady characters: the secret life of punctuation, symbols & other typographical marks de Keith Houston: un libro simple y sencillamente iluminador en el que, con una lectura bastante ligera conoceremos el origen del asterisco (*), del octothorpe, mejor conocido como gato por estas latitudes (#) y que ha devenido en el famoso hashtag tan usado y maltrecho en twitter, la coma (,), los puntos (. :), los confusos guiones (medios -, largos –), la diagonal (/), el olvidado pilcrow [&hellip

Leer Más...

Como cada 2 de abril y coincidiendo con el natalicio de Hans Christian Andersen, celebramos el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil; y como ya se viene haciendo costumbre en este blog, qué mejor manera de celebrar que hablando de libros para niños y no tan niños, de hecho, yo he llegado a ellos ya bastante pasadita la infancia. En esta celebración les presento sólo dos libros, pero creo que es una selección representativa de la Literatura Infantil y Juvenil, espero estén de acuerdo conmigo: La historia interminable de Michael Ende, qué les puedo decir de este libro que ustedes no sepan, pues que yo no sabía de lo que me estaba perdiendo hasta que me acerqué a él hace unos cuantos meses y finalmente entendí por qué es todo un clásico de clásicos entre los libros infantiles. Una gran historia de Fantasía, de un niño, de un libro y de muchas historias en una historia, hay otros libros, bibliotecas, batallas, emperatriz, dragones de la suerte y… aquí sí vale el “mejor léanlo” y si ya lo han hecho, vuelvan a hacerlo. Yo lo tengo entre los pendientes de relectura. La cabeza de Bastián le daba vueltas. ¡Era exactamente [&hellip

Leer Más...

¿Sabías que durante una buena parte del primer milenio de la era cristiana, los textos copiados por los escribas no tenían espacios entre las palabras y tampoco existían los signos de puntuación que tantos dolores de cabeza provocan hoy en día a muchas personas; razón por la cual, era común en aquel entonces realizar la lectura en voz alta? ¿Sabías que antiguamente los textos sólo estaban escritos en mayúsculas y que fue gracias a Carlomagno, emperador de Roma del 800 al 814 de nuestra era, y su dificultad para aprender a escribir —porque sí, gobernantes analfabetas los ha habido en todos los tiempos— reproduciendo los trazos complicados de las “Capitales Romanas”, que su profesor Alcuino de York se dio a la tarea de revisar las letras utilizadas en aquel entonces y a simplificar los trazos, creando de esta manera las letras minúsculas que seguimos utilizando hoy en día? ¿Sabías que actualmente nadie logra ponerse de acuerdo en si la CH y la LL son letras o deben ser rebajadas al nivel de dígrafos, es decir, la combinación de dos letras para representar un sonido? Estos y otros datos más los encontrarán en El libro de las letras: de la A a [&hellip

Leer Más...

Sigo rescatando algunos artículos publicados en su momento en otros blogs, este habla sobre la predicción de internet que hizo Paul Otlet: Recuerdo que durante mis años universitarios por más que hice el mejor esfuerzo, no logré entender del todo las lecturas de Paul Otlet (1868-1944), quien ha sido considerado el padre de la documentación moderna. Es hasta hace unos días, cuando di por casualidad con este artículo La Red que cayó en el olvido, donde vuelvo a encontrarme con la figura de Otlet, quien, si bien no sentó las bases, sí tuvo una predicción bastante certera de lo que es hoy día Internet. De hecho, en ese artículo los historiadores vuelven a darle a Otlet el crédito de ser el primero en visualizar la idea de un mundo interconectado en el que cualquier persona tuviera acceso a la información. Quizá hasta ahora logro entender la emoción con la que algunos de mis profesores hablaban de Otlet; quien estuvo siempre preocupado por lograr que el conocimiento plasmado en aquél entonces en papel, estuviera al alcance de quien la necesitara (preocupación que hasta ahora muchos de los profesionales de la información y documentación compartimos). Más adelante, junto con su colega Henri LaFontaine crearon el Mundaneum, [&hellip

Leer Más...