Supongo que todos y todas los/las que pasamos por la carrera de Bibliotecología o Biblioteconomía (que la etimología y la filología no es tema que nos ocupe en este post), habremos escuchado mencionar en al menos una ocasión a Ranganathan (1892-1972), matemático y bibliotecario de origen indio, mundialmente célebre y ampliamente valorado entre los bibliotecarios por la aportación que hizo en 1931 al mundo de la Bibliotecología: las “Leyes de Ranganathan”: Los libros son para usarse A cada lector su libro A cada libro su lector Hay que ahorrar tiempo al lector La biblioteca es un organismo en crecimiento Simples, claras y breves, así me parecieron cuando las escuché por primera vez en la universidad; pero el mundo de la información no es lo que era hace 10 años y mucho menos lo que era en 1931. Estas leyes aún no llegan a su primer centenario de vida y quizá sea necesario detenernos nuevamente para analizarlas y comprenderlas más a fondo, para dejar de repetirlas como lo hicimos con las tablas de multiplicar en nuestros primeros años de educación y, finalmente, para adaptarlas a las necesidades actuales de lectores en un mundo que dista mucho del mundo del libro impreso de los [&hellip

Leer Más...

Alguna vez escuché que una de las grandes invenciones de la humanidad era la escritura. Antes de la escritura, el ser humano transmitía sus conocimientos de boca en boca, lo que formaba parte de la tradición oral; desafortunadamente, muchos de estos conocimientos se perdieron con el paso del tiempo y no fue sino hasta que el ser humano encontró la manera de plasmar con signos en algún soporte (vasijas de arcilla, pergamino, papel, etc) esos conocimientos, que fue posible perpetuarlos y transmitirlos. Paradójicamente, desde que surgió la escritura, el libro y las bibliotecas, el ser humano se ha sentido amenazado con la información que estos materiales cobijan en su interior; no es gratuita la frase “información es poder” y creo que esto lo han visualizado líderes políticos, líderes religiosos, sociedades y organizaciones de todas las civilizaciones que han visto en el libro y las bibliotecas una amenaza a sus intereses. Ya lo ha dicho, Leslie Burger, Presidenta de la ALA: A lo largo de la historia, siempre han existido algunas personas que no quieren que la información esté libremente accesible. Esto aún se da en la actualidad. La razón de que muchos libros no hayan sido prohibidos o destruidos se debe [&hellip

Leer Más...

Literatura infantil on Dipity. Me gustó tanto este asunto de las líneas del tiempo que descubrí gracias a Historia de la imprenta que decidí hacer mi cronología de la Literatura infantil, para ello tomé como base este post y lo complementé con información y algunas imágenes de Wikipedia Probablemente siga elaborando otras líneas del tiempo, por lo pronto les dejo el link aDipity si es que están interesados en hacer sus propias líneas del tiempo

Leer Más...

A través de Hechizos y El bibliómano he llegado a Historia de la Imprenta un gráfico con la cronología de todo lo relacionado con el mundo de la impresión: tipografía, evolución de la impresión, encuadernación, etc. Un “timeline” muy interesante para todo aquél apasionado y nostálgico del libro impreso y el mundo de la impresión

Leer Más...

A pesar de que se han mencionado muchas fechas como el inicio de la literatura infantil, aún resulta complicado dar una fecha exacta; autores como Enzo Petrini señalan que fue el napolitano Giovanni Batista Basile quien inició la literatura para niños con su Pentameroneen el siglo XVII; por su parte, Juan Ricardo Nervi nos indica que fue en la Francia del sigloXVIII donde aparece la literatura infantil gracias a la publicación del libro El amigo de los niños . Anne Pellowsky afirma que la literatura infantil no tiene más de dos siglos de antigüedad, y según ella es en el siglo XVIII cuando John Newberry escribió por primera vez un libro para niños que no estaba basado en la tradición oral. Sin embargo, la mayoría de los especialistas coinciden en señalar que fue Charles Perrault en el siglo XVII con susComtes de ma mère l’Oye (Cuentos de Mamá Oca) quién da inicio a la tradición literaria infantil. Años más tarde encontramos las Fábulas Morales de Félix María de Samaniego. Otros especialistas, sin embargo, señalan que la literatura infantil es un género relativamente joven que existió formalmente mucho después la publicación de Perrault, y que es en las primeras décadas del siglo XIX cuando se marca el inicio formal de la literatura infantil, entre los [&hellip

Leer Más...