lectores Archivo

No, no, no se confundan, este post nada tiene que ver con promoción lectora, aunque en algún punto bien podría servir para estos fines; en este post vamos a hablar sobre cómo se aprende a leer bien, es decir, qué procesos cognitivos influyen o intervienen en el momento en el que los niños aprenden que la “m” con la “a” se lee como “ma” y por qué a unos niños les resulta más sencillo aprender a leer que a otros. De acuerdo con el estudio White Matter Morphometric Changes Uniquely Predict Children’s Reading Acquisition, publicado en el número 25 de 2014 en la revista Psychological Science y al que llego gracias a The New Yorker, todo se reduce a la materia blanca de nuestro cerebro. Seguramente todos hemos oído hablar de la materia gris pero, ¿qué es la materia blanca? Según Wikipedia, la materia o sustancia blanca “es una parte del sistema nervioso central compuesta de fibras nerviosas mielinizadas (cubiertas de mielina). Las fibras nerviosas contienen sobre todo muchos axones (un axón es la parte de la neurona encargada de la transmisión de información a otra célula nerviosa).” La materia gris de la que todos hemos escuchado hablar “está compuesta [&hellip

Leer Más...

En realidad, nunca he sido muy fan de la promoción de la lectura por tiempos, decir que se debe leer durante determinado número de minutos al día creo es la peor forma de intentar promover la lectura, que además se convierte en una lectura por obligación para cumplir un horario y no por los cientos de razones que pueden llevar a una persona a leer. Por eso el programa “Lee 20 minutos” de conocido consejo me parece de lo más hueco; sin embargo, quizá me pueda estar equivocando con los tiempos destinados a la lectura y sus resultados, al menos en un sentido. De acuerdo con los resultados de un estudio realizado recientemente por Quick Reads (programa de promoción lectora con base en Reino Unido) en conjunto con Galaxy Chocolate, los que leen durante 30 minutos a la semana son 20% más susceptibles a sentirse satisfechos con sus vidas, es decir que aquel argumento de que leer mejora nuestras vidas encuentra eco en este estudio. El Dr. Josie Billington de la Universidad de Liverpool y responsable de este estudio encontró además que los lectores, a diferencia de los no lectores, reportan menos depresión y mayor autoestima hasta en un 21% y 10%, respectivamente, lo que a [&hellip

Leer Más...

Después de un par de semanas de festejos, cierres de año, comilonas, abrazos y brindis, finalmente hemos dado vuelta a la página y hemos llegado a 2015, creo pues que es un buen momento para pensar en poner metas que quizá nos ayuden a tener un año más enfocado, metas en las que desde luego, la lectura no pueden ni deben excluirse, así que les pregunto, ¿cuáles son sus propósitos de lectura de este año? Ya en algún otro momento he comentado que, en lo personal, no me agrada la idea de los retos literarios que hablan de números de libros, aunque como seguramente habrá a quienes les funcione bastante bien, les comento que en Goodreads ya lanzaron el reto literario de este año y quizá se quieran unir a los más de 500 mil participantes en 2015, con sus más de 26 millones de libros propuestos. En fin, pero si tampoco eres de los que disfrutan mucho de los libros en materia de números, ¿recuerdan que a principios de 2013 les compartí un Bingo Literario con el reto de lectura de ese año?, lo que me gustó en aquel momento del reto fue que precisamente no se habló de [&hellip

Leer Más...

Se nos viene irremediablemente encima el fin de año y aunque aún nos queden un par de días –o de horas si les gusta el drama– como dice el dicho “esto no se acaba hasta que se acaba.” Así que qué mejor que cerrar el año con una lista, sí, otra más para no fallar a los recuentos, sólo que en esta ocasión es más personal, mis lecturas de 2014, mi top ten, está bien no estamos hablando precisamente de los best sellers, de los más votados, los más leídos o de los libros publicados en este año, pero dado que sí fueron leídos y muy disfrutados en el año que ya da sus últimos estertores, entonces cuenta, además es mi lista ¡ja! No ficción: Walter, Chip. El último superviviente: siete millones de años de historia, 27 especies que nos precedieron pero sólo una permaneció. Un recorrido fascinante sobre la evolución humana y el por qué, después de tanto ensayo y error, el homo sapiens fue el único homo que logró sobrevivir, aunque muy probablemente eso no nos salve de la extinción. Este libro con el que inauguré 2014 me gustó tanto que bien valió la pena retomarlo para cerrar [&hellip

Leer Más...

Llega el fin de año y con ello, los recuentos de lo mejor y lo peor del año que se va; entre estas listas no pueden faltar, desde luego, las de los mejores libros de 2014. Hace ya algunas semanas Goodreads dio a conocer su lista resultado de la votación de la comunidad (poco más de 3 millones de votos recibidos); sin embargo, no son los únicos, con el transcurrir de los días decembrinos se van anexando más listas que nos dan una idea de que no es posible hablar de un estándar y lo que es mejor para Goodreads, es muy distinto de lo que es mejor para Amazon o The New York Times. Cada cual tiene sus criterios, algunos lo hacen con base en las ventas, otros con base en lo que los lectores deciden, hay quienes lo hacen con base en lo que opinan sus editores o lo que quieren promover pero, al final de cuentas, todas estas listas se traducen en ventas y en que las librerías, físicas o en línea, aprovechan para hacer su agosto en diciembre y convencer a varios de que un libro es un buen regalo navideño. Veamos algunos de los títulos [&hellip

Leer Más...