infografía Archivo

Me encuentro hoy en Book Baby A look at banned books, una interesante infografía publicada en Printerinks y que presenta un recuento histórico de algunos de los clásicos literarios más famosos de todos los tiempos que en algún momento fueron prohibidos por diversas causas. En esta breve historia de los libros prohibidos podemos encontrar el año de publicación, el país en el que fue prohibido, las causas y los años que cada título pasó “en las sombras.” Curioso encontrar en esta selección infográfica títulos como la Biblia, prohibida en la URSS por 30 años; otro título que llama mi atención por la actualidad es El código da Vinci de Dan Brown, publicado en 2003 y prohibido en Líbano a partir de 2004 por ofender las creencias cristianas. Vamos que, sin importar lo “avanzados” que estemos en pleno siglo XXI, los libros seguirán considerándose armas peligrosas, así que no debe sorprendernos seguir encontrando cada tanto distintos libros en la “lista negra.” Entre los libros prohibidos en las escuelas destaca para mi sorpresa Romeo y Julieta de William Shakespeare, prohibido en Carolina del Sur donde los padres de familia argumentaron que era un libro “muy maduro” y no apto para las edades [&hellip

Leer Más...

Alguna vez, mientras eran unos incáutos estudiantes de bibliotecología, ciencias de la información o fauna similar, se preguntaron qué harían después de terminar los estudios, ¿se imaginaban salvando el día bibliotecario al más puro estilo Guillermo de Baskerville? o quizá se veían leyendo todo el día; que cándidos hemos sido todos en algún momento pero ya en serio, ¿cuáles son las expectativas del mercado laboral bibliotecario? Yo espero que la gran mayoría de los que ahora estudian bibliotecología o carreras afines no se visualicen acomodando libros, claro que alguien tiene que hacerlo y a veces nos toca, pero lo nuestro va mucho más allá. Y para que vean que es cierto, les traigo Industry outlook on library and information science (algo así como Perspectivas de la bibliotecología y las ciencias de la información), una interesante infografía desarrollada por la Universidad de Carolina del Sur, a la que llego gracias a Publishing Perspectives y a que nos muestra precisamente las expectativas de empleo de los profesionales de la información, expectativas que desde hace ya varios años debieron haber cambiado en tiempos donde la información y el entretenimiento están al alcance de todos gracias a internet. Sí hombre (o mujer, o quimera, [&hellip

Leer Más...

En lo personal me defino como una lectora promiscua, desordenada y todo terreno, porque generalmente leo más de un libro a la vez, acostumbro a tomar notas, subrayar y dejar todo tipo de papeles en los libros; lo de todo terreno lo digo en el sentido de que no importa si es en pantalla o en papel, y tampoco tengo prejuicios en leer blogs, creo que lo importante es lo que se lee, no dónde se lee. Pero y tú, ¿qué tipo de lector eres? Lo anterior viene a colación porque, como ya lo he comentado cada que tengo oportunidad, existen lecturas y existen lectores, a estas alturas ya no se puede hablar de LA lectura, ni del lector como entes superiores y únicos. Y teniendo en cuenta que hay lecturaS y hay lectoreS, en el sitio Book Likes han realizado una infografía donde nos presentan 6 tipos de lectores: Lector polígamo (yo lo llamo promíscuo): lee varios libros a la vez. Lector monógamo: es, desde luego, lo opuesto a lector anterior, sólo un libro a la vez y disfruta las relecturas de sus libros favoritos. Lector extrovertido: es un aventurero que no teme probar nuevos géneros literarios y nuevos [&hellip

Leer Más...

¿Se acuerdan que hace un par de semanas les preguntaba si la calidad literaria era una cuestión de género? En fin, una pregunta digna de meterse en un callejón sin salida y quizá absurda para los “tiempos modernos” en los que vivimos y donde se supone que estamos ya muy avanzados para entrar en este tipo de cuestionamientos. En fin, que en mi post no intentaba entrar en dilemas sexistas de qué es mejor, sino dar una idea de lo prejuiciada que ha estado la literatura escrita por mujeres, al final del post les dejé una encuesta que aún sigue recolectando información y espero pronto poder compartirles los resultados. Lo anterior viene a colación porque el día de hoy en Goodreads se publicó Sexo y lectura: quién está leyendo a quién, una interesante infografía que se relaciona un poco con la encuesta del final del post mencionado, es decir, qué están leyendo los hombres y las mujeres, si los libros leídos son de escritores de su mismo género y qué creen los y las lectores de los libros de escritores del sexo opuesto. Los datos de esta infografía se obtuvieron de una muestra de 40,000 usuarios activos en Goodreads (20,000 [&hellip

Leer Más...

Quizá llevas mucho tiempo barajando la posibilidad de escribir un libro, sí, ese que se convertirá en tu obra maestra y que además te catapultará a la fama en el mundo de las letras; pero resulta que cada vez que te sientas frente al teclado de la computadora –o si eres de los nostálgicos que todavía quedan por algún lugar, frente al papel y pluma– nada sale de esa pantalla y entonces te enfrentas a la agonía más grande de todo escritor o escritora: el papel en blanco –literal y metafóricamente hablando–. Vamos, que las musas no llegan todos los días y, como dice Stephen King en On writing, eso de sentarse a escribir es una cuestión de hábito y constancia, más que de inspiración y musas; aunque eso sí, un poquito de genialidad no le vienen mal a nadie, porque quién se atreverá a negar que el Sr. King fue dotado de una gran imaginación que, aunada con su constancia, lo hacen uno de los autores más prolíficos de estos tiempos, nada más y nada menos que un libro por año desde 1974, además de varios guiones para cine y televisión. Pero volviendo al tema del hábito y la constancia, [&hellip

Leer Más...