Mandan a callar al Kindle

En un acto tristemente retrógrado, los autores y editores en Estados Unidos lograron ejercer la suficiente presión a la tienda Amazon para que dejara de ofrecer en la segunda generación de su dispositivo de lectura, Kindle 2, la opción de convertir el texto en sonido.

Según el Sindicato de autores estadounidense, con esta modalidad en el Kindle 2 se vulneran los derechos de autor, y además, la lectura en voz alta debería darles ingresos; así que Amazon decidió darle la razón a los autores y editores y ahora informa que el Kindle 2 sólo tendrá la opción de convertir en sonido los textos que los autores decidan.

Es francamente absurdo creer que la lectura en voz alta vulnera el derecho de autor, creo que el copyright se está interpretando equivocadamente y los editores y los autores están gastando energías donde no hay ninguna violación; es cierto que en estos tiempos, donde todo parece tan sencillo como el copy / paste, se debe poner mayor atención en proteger la autoría de los contenidos; sin embargo, esto nada tiene que ver con la lectura en voz alta. Si los autores y los editores en realidad estuvieran interesados en proteger el copyright, entenderían dónde y cómo se violan los derechos y establecerían estrategias realmente útiles evitarlo. Por último, como argumenta Amazon con la opción de convertir el texto en voz, con el Kindle no se hacen copias, no da origen a otra obra ni implica ninguna interpretación. La lectura en voz alta sólo es una forma distinta de leer, tanto como es el e-book mismo.

Como lo dije en un post anterior, ahora sólo falta que dentro de poco, hagan callar a las bibliotecas y prohiban los talleres de cuenta cuentos, por aquello de que también se lee en voz alta. Es más, ceder a presiones absurdas nos podría llevar dentro de poco a cerrar todas las bibliotecas públicas, recordemos que ahí se prestan libros y quizá, como me comentó un conocido, dentro de poco también estemos violando el copyright cuando memoricemos nuestro poema favorito.

One Response a “Mandan a callar al Kindle”

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *