Reporte global sobre el precio fijo del libro

logo ipa 2La Unión Internacional de Editores (International Publishers Association, IPA) publicó a finales de mayo el Reporte Global sobre el precio fijo del libro, un texto de 7 páginas que a mi gusto es bastante escueto en la información que presenta y que no reporta gran cosa sobre los países que manejan el precio fijo en los libros, México incluido, del que por cierto no se hace mención en el cuadro final donde se presentan los diferentes sistemas de precio fijo alrededor del mundo.

Pero, ¿qué es y cuál es la importancia del precio fijo del libro?

De acuerdo con el reporte, no existe una definición estándar para el precio fijo del libro ya que cada país tiene distintas características y esquemas, por ejemplo, mientras que en México está establecido como ley, en otros funciona como un acuerdo comercial. Otros ejemplos que nos sirven para ilustrar las diferencias de precio único entre país y país: en Argentina está establecido como ley y el precio del libro debe mantenerse fijo durante los 18 meses posteriores a la publicación y aplica para libros y libros electrónicos, en Italia son 20 meses sólo para libros y libros de texto, y en España 2 años después de la publicación sólo para libros y libros electrónicos, pero no para libros de texto.

Entendamos a grandes rasgos el precio fijo cuando un libro  se vende al mismo precio en un país, durante un periodo determinado, además el precio generalmente lo establece el editor.

En México, el precio fijo del libro tiene origen en 2008 cuando se aprobó la Ley para el Fomento de la Lectura y el Libro que incluye la política de precio único del libro en el Capítulo V. De la disponibilidad y acceso equitativo al libro y queda establecido un periodo de 18 meses después de la publicación o importación del libro. Un punto importante que no debemos perder de vista de este capítulo es el que señala que el precio fijo no aplicará para las bibliotecas, ni para el Estado; una manera de favorecer y apoyar a las bibliotecas que a menudo manejan presupuestos tan magros.

Desafortunadamente en México siempre hay abismos entre las leyes y la ejecución de las mismas, después de las quejas y suspicacias iniciales la ley fue ratificada pero, como se menciona en el reporte de la IPA, no hay cláusulas de ejecución y no se imponen multas a las librerías que violan la ley. No se por qué esta historia me suena tan conocida.

En fin, volviendo al reporte de la IPA, lo que puede ser de verdadera utilidad es la parte histórica y, desde luego, también valdrá la pena revisar los puntos 4 y 5 del reporte donde se señalan de los pros y los contras de este sistema:

  • Pros: Una industria del libro sustentable y equitativa donde las pequeñas librerías pueden competir con las grandes cadenas y sobrevivir. A su vez, los lectores tienen la oportunidad de adquirir los libros en distintos puntos de venta y, a mayor distribución, mayor acceso a los lectores.
  • Contras: los detractores afirman que la industria funciona mejor cuando opera bajo condiciones de libre mercado y que no existe evidencia que los lectores en países sin precio fijo tengan menos acceso a los libros de su interés; por ello, los distribuidores deberían de fijar libremente y con base en la demanda real los precios de los libros.

¿Ustedes qué opinan? ¿existen ventajas reales para las librerías y los lectores en países donde se ha establecido del precio fijo del libro?

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *